Museo Evita Palacio Ferreyra: nuevas salas y foco en Córdoba

06.07.2024

Click para ampliar 

Todos caminan por la casona familiar

Como una ciudad en pequeño se ha activado el museo de la aristocrática casona de los Ferreyra, donde ondea la bandera popular de Evita. El espacio sacude el mantel y renueva sus salas esta tarde. Parece anunciar toda una curaduría de la propia institución como un organismo que mira hacia un porvenir de años enfocados en Córdoba "como sustantivo abstracto, poliédrico, polifacético, que permite muchas lecturas". Mediante una serie de desplazamientos propone a quienes visiten el museo acercarse a manifestaciones visuales y estéticas de la Córdoba en la que vivieron y en la que vivimos sus habitantes, y también a quienes vienen a conocerla.

El jueves 4 de Julio a las 19, abrió las puertas al resultado de una suma de esfuerzos concentrados en el abordaje de las muestras temporales y permanentes, algunas novedades tecnológicas y una programación de actividades hasta fin de año.

Hay un nuevo guion que señala a Tomás Ezequiel Bondone, un especialista capacitado para entender la articulación histórica de las colecciones permanentes y las temporales, para hacer tomar conciencia del transcurso de las mentalidades, temas y corrientes artísticas. La trama se manifiesta en cuatro bloques, uno paisajístico, otro afectivo, un tercero para la urbe y cierra el cuerpo situado. Les dedica focos a la obra de Fernando Fader y a la de Emilio Petorutti. En el primer y segundo piso se ve destacada la de maestros como Honorio Mossi, José Malanca y más. Bondone aplica también un nuevo enfoque curatorial a la sala Manos Anónimas, de Carlos Alonso.

Sobre la renovación de las muestras temporales, hay también mucho para contar. Por ejemplo, la exposición Coincidencias extraordinarias: 51 obras que provienen de ocho colecciones privadas y que ponen al alcance del público piezas de un patrimonio que no circula con la frecuencia deseable ante los ojos sensibles al arte. Contienen obras de Dolores Cáceres, Cecilia Candia, Pablo Canedo, Martín Carrizo, Elían Chali, Laura Códega, entre otros. Es su curadora Natalia Albanese.

La muestra Foráneas, pinturas de Manuel Coll, curaduría de Andrea Ruiz, no solo propone a los y las asistentes una serie de retratos coníferos con los que reforestar el paisaje del museo, descubriendo escenas europeas implantadas entre el verde cordobés; también es la muestra monográfica que inaugura una serie de convocatorias a artistas contemporáneos de la escena cordobesa para ocupar la sala B, en el subsuelo del Evita.

Y en la cúpula del segundo piso, el artista cordobés Pablo Curutchet cuelga la escultura inflable El jardín de Darío, obra colorida de 2010 que se podrá visualizar desde el interior y también desde el parque.

Queda por mencionar la muestra La Casa Grande, dedicada a la historia de la familia que hizo construir este palacio en Nueva Córdoba, los Ferreyra Navarro Ocampo, con un espacio especial dedicado a Rosa Malvina Ferreyra, la dotada pintora de la familia que estudió en Paris y tuvo su atelier en esa vieja casona familiar. Av. Hipólito Yrigoyen 511.


Programa de Testigos Descubiertos de Tierra Media
Texto: Gabriel Abalos para Diario Alfil
Imágenes: Germán Lectto


Dejá tu comentario: