Contame-la

Estos textos breves, aforísticos, con parte de poemas panfletarios, ironizan y desafían al voluntarismo mágico impuesto por esta mutación del capitalismo a la que asistimos demudados, víctimas del intento de convencernos de que no es el sistema el culpable de nuestro fracaso, sino nuestra debilidad emocional. También apuntan a las fallas morales...

La biblioteca estaba en la única vereda tropical del barrio invernal. Sus palmeras, sus jardines colgantes y sus luces fluorescentes delataban que la bibliotecaria había venido de la Bahía de Guanabara, o a pocas cuadras de allí. Ni las olas polares se resistieron a la calentura de esa vereda. Magdalena, además de bibliotecaria, era un cachetazo...

Algunas almas son productivas para el bien, algo que ocurre ya sea en la imaginación como en las propias calles del pueblo, donde se las venera y de algún extraño modo perviven en contacto con las demás almas aún envasadas en su carne. Si sus dueños o dueñas fueron asesinados injusta y violentamente, adquieren un poder religioso que la...

Me acuerdo, fue en Balvanera, en una noche lejana, sin ninguna milonga borgiana que lo acunara y cifrara, Discepolín, grandioso diminutivo de Discépolo, nació en un barrio que contiene, antecede y sucede a otros, Balvanera, Miserere, Once, Abasto, en el primer año de un siglo XX que todavía no era problemático y febril, ni había desplegado su...

Ahora que lo pienso, mientras intento responderte, lo que pasó esa tarde tiene mucho que ver con la decisión de irme del país. Te parecerá una cobardía. Te lo concedo. Emigrar fue, siempre, un escape fútil. Me di cuenta tarde, moverse no borra las impresiones de lo que viví ese día y los años que le siguieron. Voy a tratar...

Le pedí que me diera más detalles, pero solo se santiguó y me dijo
que jamás los revelaría, porque los delirios de un enfermo son un
secreto entre él y Dios, y una enfermera debe respetarlos por ética
profesional.

Manolo y María viven en Ciudad Real, de la que apenas salieron un par de veces para ir a Madrid y poco más. Tienen una pequeña finca que heredaron y en la que cultivan aceitunas, tal como lo hacían sus padres. Con mucho esfuerzo criaron y educaron a su único hijo, Francisco (Paco para ellos). Les hubiera gustado, a Manolo...

De chico solo leía revistas de historietas. Había intentado con una vuelta al mundo en 80 días de su hermano, pero el lenguaje adulto de Verne y la vida mundana del personaje principal lo desalentaron de inmediato.

Los autores son responsables por las opiniones expresadas en sus textos